Prioridades

les dones decidimPor Tere Mollá Castells

Esta semana el Ministerio de Ana Mato (si, esa que nos sigue matando los derechos a las mujeres) hizo público un informe en el que se dice que : “El 92% de los españoles considera inaceptable la violencia de género en la pareja. Pero cuando se les pregunta qué identifican como violencia de género, el 36% se refieren exclusivamente a la violencia física o sexual y se muestran tolerantes con otros comportamientos de maltrato como las amenazas verbales, el control de los horarios o la forma de vestir, los celos desmedidos o la desvalorización permanente de la pareja.” ¿Cómo se nos queda el cuerpo? Pues la verdad es que bastante mal.

Los recortes, “versus” reformas que este desgobierno está llevando a cabo en materias como la prevención de la violencia machista tiene, entre otras, estas consecuencias: que los avances en sensibilización desaparecen.

Pero siendo grave e incluso muy grave, pierde parte de esa gravedad cuando nos enteramos que otra mujer ha muerto un casi un mes después a consecuencia de las agresiones que le propinó el bestia de su marido. Y que esta mujer no contabilizará en los datos del Ministerio de Ana Mato, porque murió “un poco más tarde”. Hay que fastidiarse…

Son ya muchas, demasiadas las mujeres asesinadas por el terrorismo machista, pero parece no importar a casi nadie. ¿Alguien se imagina qué actos/fastos se estarían organizando para entronizar al nuevo Rey o para realizar un referéndum sobre la III República, con más de 30 personas muertas por terrorismo? No ¿verdad?. Pues es lo que se está haciendo.

No sé es del todo consciente que todas esas mujeres asesinadas son víctimas del terrorismo. La única diferencia entre unas víctimas y otras son los asesinos. Y dependiendo de quien sea el asesino se las considera de una u otra forma. Así de triste y de duro.

Y cuando salimos a la calle gritando que “será republicana” y estando absolutamente de acuerdo con la consigna, nos olvidamos de ellas, de ellas, de sus voces, de sus deseos, de sus ilusiones. Y eso por la parte de la gente teóricamente más sensible a estos temas, puesto que para otros y otras ni siquiera existen.

Y venga con la abdicación, sus consecuencias y con el mundial de fútbol….Que si, que ya sabemos que comienza en breve, pero por favor recuperemos las prioridades por las necesidades de las personas…

La estupidez humana, en general nos va a llevar, como sociedad a aparcar todo aquello que no sean estos dos temas en las próximas semanas.

Y mientras se siguen imponiendo penas de cárcel a mujeres y hombres sindicalistas por piquetes informativos y a los patrones sólo se les imponen sanciones económicas por impedir el ejercicio de un derecho laboral.

Y mientras los neomachistas y misóginos campan a sus anchas al comprobar que sus mensajes para justificar a los maltratadores y a los malos tratos, están calando socialmente y que incluso aumenta la tolerancia a estos.

Y mientras se sigue asesinando a mujeres, pero como estamos con el debate Monarquía-República, pues pasa desapercibido que otras mujeres han sido y son agredidas e incluso asesinadas.

Y algunos de los que desgobiernan aprovechan el momento de estupidez generalizada por alguno de “los grandes temas de actualidad” para devolver un montón de dinero para “recuperar la confianza en España”, aunque no importe que nuestras niñas y niños pasen hambre cuando cierran los comedores escolares por vacaciones.

Continua llegint

Asco y repugnancia

les dones decidimPor Tere Mollá Castells

Hoy es jornada electoral para que de las urnas salgan cincuenta y cuatro eurodiputadas y eurodiputados.

Parece que el trabajo de estas personas se realiza lejos y que su repercusión en nuestras vidas es mínima. Pero no es así. Sus decisiones nos influyen y bastante más de lo que creemos.

El sector de gente que se escuda en no ir a votar porque no “se siente representada” por el actual sistema electoral ni por sus representantes y que preconizan la abstención generalizada va en aumento. Y además algunas personas se atreven a decir frases del tipo “comienzo a pensar que con Franco se vivía mejor”. Asco y repugnancia son dos expresiones que resumen lo que me producen.

Con estas actitud antidemocrática olvidan muchas cosas. Olvidan que tuvo que correr mucha sangre de mujeres y hombres para que hoy tengamos esa posibilidad. Olvidan que Franco y sus secuaces asesinaron a gentes que defendían la libertad y dejaron morir de hambre y de extenuación a centenares de miles de personas que consideraban peligrosas, en campos de concentración y a quienes usaban como esclavos laborales mientras era útiles, o sea, hasta justo antes de morir. Olvidan que dejaron a varias generaciones con el miedo metido en el alma por temor a ser denunciadas por seres viles que servían al fascismo. Olvidan que el fascismo es uno de los grandes aliados de estas actitudes del “no me mojo, porque todo el mundo es igual”.

Pero es mentira. No todo el mundo es igual. Y en política tampoco. Pero quedándonos en casa y no yendo a votar favorecemos que estemos desgobernados por los hijos y nietos del franquismo. Porque son los mismos.

Leí esta semana en una red social una frase que decía: Un pueblo que elige a corruptos no es víctima, es cómplice”. Me parece una magnífica definición para expresar lo que mucha gente sentimos. Pero no nos quedamos en casa. Salimos a votar y votamos a quienes consideramos gente honesta. Y nunca a descendientes del fascismo. Más bien todo lo contrario.

Pero quien se queda en su casa, sin votar, ni sentirse representado, sin hacer nada, ni decir basta y salir a manifestarse ante las brutales injusticias que se están cometiendo, ni levantar su voz, aunque sea de forma virtual, quienes no se mojan en nada ni secundan una huelga general por que son “convocadas por los sindicatos que se han vendido”, quienes creen que feminismo y hembrismo son lo mismo y se quejan de que “las mujeres de hoy no aguantan nada y machacan a los hombres jóvenes” me producen una profunda repugnancia.

Y ese asco y esa repugnancia viene de saber que son gentes que se autoproclaman “antisistemas” pero sólo para oponerse a los actos democráticos y convocados por organizaciones democráticas o por la propia ciudadanía.

Me producen asco, porque son chupópteros del propio sistema del que se aprovechan en todo lo que pueden. Me producen asco, porque en realidad lo que preconizan y practican es una feroz actitud antidemocrática envuelta con un “toque de modernidad aparente”.

Continua llegint

Desacredita que algo queda

les dones decidimPor Tere Mollá Castells

Este dicho viene al pelo para exponer lo que hoy me he propuesto escribir. Acabamos de conmemorar el Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo. Y me harté de escuchar a lo largo de toda la mañana que era el Día del TrabajadOr, lo que me enerva bastante, porque las mujeres también trabajamos, y mucho. Y formamos parte de la clase trabajadora. Y estamos en las manifestaciones. Y en los sindicatos. Y en las organizaciones que se sumaron a esas manifestaciones. Pero curiosamente sólo se habla de “los trabajadores”. Lo del lenguaje inclusivo y no sexista, al parecer sigue siendo una asignatura pendiente, pero que algunas no pensamos dejar de seguir exigiendo.

No es sobre este tema sobre el que quiero reflexionar hoy. Quiero hablar sobre las oscuras intenciones que tanto el patriarcado como sobre todo el capitalismo tiene en intentar desacreditar, empobrecer y minar a la clase trabajadora y a las organizaciones propias que defienden los intereses de las trabajadoras y trabajadores, tanto en activo como en situación de desempleo.

A la caverna mediática se le llena la boca cada vez que puede poner en tela de juicio aquellas opciones que cuestionen el capitalismo e, implícitamente su poder dentro del mismo.

Ahora, bueno, desde hace unos años, desde que ostentan también todo el poder político, les ha dado por cuestionar la influencia de los sindicatos. Y, como muy bien saben, aplican la frase del título de esta reflexión: desacredita que algo queda.

Hace unos años ya tuve un pequeño rifirafe con un compañero concejal del PP cuando en el discurso de toma de posesión indiqué que no era cierto, tal y como afirmaban que la ideología había muerto. Que existía, que seguía viva pero que a su opción política le interesaba abiertamente desacreditar a quienes no pensábamos como ellos y ellas. Con el tiempo, este concejal abandonó el PP y se quedó como No Adscrito junto a una compañera que le siguió y acabó dándome la razón. Pero en privado, eso sí.

Cuento esta anécdota personal porque ahora se está haciendo lo mismo con la clase trabajadora y con sus organizaciones. Niegan la existencia de la clase trabajadora, con el objetivo final de cargarse las organizaciones sindicales que les siguen tocando de vez en cuando las narices.

Es cierto que en las organizaciones suele haber los llamados “garbanzos negros”. Pero en todas las organizaciones y no sólo en los sindicatos. Bueno que si miramos al partido que sustenta el (Des) gobierno actual, casi tendríamos que buscar con lupa los garbanzos blancos y que estoy segura que los hay.

La ferocidad desvergonzada con la que se está poniendo en tela de juicio el trabajo de tantas mujeres y hombres que desde el sindicalismo de clase siguen luchando por mejorar las condiciones laborales y sociales a las que nos han llevado dentro de esta estafa llamada crisis, no tiene parangón. Es de tal vileza, de tal grado de inmadurez democrática que duele cuando se lee, se ve o se escucha.

El fin último es desprestigiar tanto que ni la propia gente trabajadora llegue a fiarse de quienes les representan colectivamente y, de ese modo, llegar a pactar condiciones de trabajo miserables que permitan una fácil y cómoda esclavización mayor por parte de las patronales. La mezquindad con que se está llevando a cabo esta campaña continuada y casi imperceptible de señalamiento de los errores (que lo ha habido y no los voy a negar) cometidos por parte de algunas personas que están en el mundo sindical, pero que al reflejarlo señalan a todo el colectivo de mujeres y hombres sindicalistas, es de tal grado que roza lo ridículo.

Continua llegint

¿Sumisas? No, gracias

les dones decidimPor Tere Mollá Castells

Esta semana en el trabajo le estaba rellenando un formulario a un chico de unos veinte años. Pues bien, en uso de esos campos se le pregunta a la persona interesada si tiene algún tipo de discapacidad para que, en el caso de que lo necesitara la persona, se le adaptaran tanto las pruebas como el espacio para realizarlas en igualdad de condiciones que el resto de participantes. Al llegar a ese campo, que es obligatorio, le pregunté e mi interlocutor si tenía algún tipo de discapacidad, a lo que rápida y contundentemente respondió con un NO rotundo y al ir a la siguiente pregunta, me mira con cara un poco asustada y me pregunta “Perdona, pero si en la casilla de discapacidad ponemos un SI, ¿me pondrían un examen más fácil?”. Yo no sabía si reírme, llorar o cómo reaccionar, así que le expliqué lo mejor que pude el motivo de esta pregunta, y entonces el que comenzó a reírse dando gracias a Dios por estar “bien” y continuamos con el formulario como si nada hasta el final.

A este tipo de acciones que las administraciones (a veces) tienen en cuenta para ofrecer igualdad de trato a personas con diversidades funcionales o discapacitadas, se les llama acciones positivas.

Este ejemplo que es claramente entendible y la sociedad ha conseguido verlo con ojos de justicia social e incluso se llega a reclamar cuando se percibe su ausencia, y es el que suelo explicar cuando intento hacer entender, primero el concepto y, en segundo lugar su necesidad con respecto a las diferentes barreras en forma de desigualdades que nos siguen separando a hombres de mujeres.

Con esta estafa llamada crisis y los recortes realizados para salvar a los bancos y pagar deuda contraída con anterioridad y pagar a proveedores, se ha dejado a las personas mucho más desprotegidas de lo que estaban. Eso ya lo sabemos. Pero además la falta efectiva de políticas incentivadoras de la igualdad entre mujeres y hombres también se ha llevado por delante medidas de acción positiva.

Como muestra pongo un ejemplo y es la falta de implicación político-administrativa en el seguimiento de la realización e implementación de planes de igualdad en las empresas de más de doscientos cincuenta trabajadores y trabajadoras. Y sí, ya sé que cada día hay menos de estas empresas, pero no podemos olvidar que es una Ley Orgánica la que mandata a realizarlos de forma obligatoria. Se trata de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, que sigue vigente y que parece habérseles olvidado a quienes (des) gobiernan este país que su aplicación es obligatoria. Pues en el artículo once las reconoce y dice:

Continua llegint

Política y felicidad

les dones decidim

Por Tere Mollá Castells

Hace algo más de diez años, cuando decidí entrar en la política municipal un día se lo conté a una mujer de mi confianza. Ella, que había sido una de mis profesoras en la etapa de estudiante de BUP me dejó acabar mi exposición y después mirándome fijamente me dijo: “La política es el arte de hacer felices a las personas. No lo olvides. Te estaré vigilando.”.

Como es de imaginar aquellas palabras me impactaron, hasta el punto que, pese a no estar ya en la política activa desde hace casi siete años, las sigo llevando en el corazón. Al acabo de unos años me encontré con esta profesora y repregunté: ¿Qué tal llevas la vigilancia?” pero ella no se acordaba de aquella recomendación/amenaza cariñosa que me había hecho.

He querido contar esta anécdota personal para ilustrar lo que quiero comentar hoy. Ya no soy tan ingenua (o si) como para seguir pensando que “La política es el arte de hacer felices a las personas” , pero si creo firmemente que la política es una herramienta para intentar cambiar las condiciones de vida de las personas. Para mejorarlas, por supuesto. Y como vemos, esto no se está haciendo en absoluto.

Hace unos días una compañera de trabajo me comentada que en pueblo en el que reside en menos de una semana se habían suicidado cinco personas. En mi ciudad, recientemente, un chaval de quince años, también lo hizo.

Son dos muestras sobre el grado de desesperanza y de desilusión colectiva al que esta gentuza que dice gobernarnos ha conseguido llevarnos con sus medidas ante esta estafa llamada crisis.

En política no todo vale. Y se ha de tener grandeza de miras a la hora de tomar decisiones. Se ha de saber que el interés general SIEMPRE ha de prevalecer sobre el personal o partidista. Y esto ha de ocurrir SIEMPRE y revisarse ante cada decisión que se haya de tomar. Pero como podemos comprobar cada mañana, esto no es así. La corrupción continuada, los intereses partidistas de los dos grandes partidos, los intereses claramente impuestos por la Conferencia Episcopal, el continuo “Y tú más” sin mirar a los lados y observar que la ciudadanía está más pobre, más triste, más desilusionada y más descreída, son claros síntomas de que algo, en política no se está haciendo bien. Y lo que es peor, no se perciben aires de cambios en este sentido.

Algunas personas nos alejamos de este espacio precisamente por el dolor que causa el comprobar que en demasiados aspectos no se está trabajando por y para las personas. Los intereses son otros y eso es descorazonador. El dolor y el desgarro que produce comprobar esto e incluso las consecuencias sectarias de alguna situación nos han obligado a alejarnos para poder curar nuestras heridas.

Y que conste que soy una gran defensora del trabajo que se hace, sobre todo en los Ayuntamientos precisamente por ser las administraciones más cercanas a la ciudadanía.

El hecho de gobernar con intereses ajenos a los de la ciudadanía, aprovechándose de una mayoría absoluta, conseguida con mentiras y engaños, aparte de que les va a pasar factura, también lleva implícito el hecho de estar legislando directamente en contra de más de a mitad de la ciudadanía que somos las mujeres. Con cada medida aprobada, con cada decisión tomada que atente contra la igualdad de las mujeres y de las niñas, con cada paso dado para imponernos normas que nos alejen de las igualdad real de oportunidades y de derechos entre las mujeres y los hombres, nos imponen mayores cuotas de infelicidad y de malestar.

Continua llegint

Veinte mujeres asesinadas por el patriarcado

les dones decidimPor Tere Mollá Castells

Si, a fecha de hoy ya han sido veinte las mujeres asesinadas por los terroristas machistas que el patriarcado engendra y sólo estamos a finales del primer trimestre. Y hay dos casos que se siguen investigando pero que, al parecer, también serían asesinatos machistas.

Y son ya más de mil doscientas ochenta las  mujeres asesinadas por el patriarcado desde mil novecientos noventa y cinco. ¿Dónde están quienes defienden la vida en estos casos?

Todavía no ha acabado el primer trimestre del año y las cifras son espeluznantes. Más de veinte mujeres asesinadas y agredidas por quienes afirmaron amarlas. Y las asesinaron.

Aparte de las concentraciones que las feministas realizamos periódicamente haya o no asesinatos machistas con el fin de denunciar este sin fin de asesinatos, nadie alza la voz más allá de los momentos puntuales en donde el asesinato cae en tu pueblo o ciudad o cuando se acerca el veinticinco de noviembre que entonces todo se tiñe de dolor y referencias a este terrorismo.

Sólo las feministas y algunos hombres que van despertando de la pesadilla patriarcal y nos acompañan, denunciamos a lo largo del año este goteo incesante de asesinatos. Los poderes públicos, encargados de velar por la vida y la integridad de las personas, se dedican a “lamentar lo ocurrido” y a mirar a otra parte. O todavía peor con estos que nos (des) gobiernan, a seguir recortando partidas y recursos destinados a la prevención y a la sensibilización para evitar estos episodios.

La formación y sensibilización en igualdad no interesa a esta gentuza que nos (des) gobierna porque cuestiona su forma de entender el mundo y las cosas. Y esa visión es la que impone el patriarcado. Una visión misógina, androcéntrica y, por supuesto desigual. Una visión con relaciones sentimentales completamente asimétricas en donde el varón ha de volver a gobernar en su casa con mano férrea y ha de imponer su ley a toda costa. Sin concesiones ni negociaciones. Ese es el modelo que buscan. Y, por supuesto todo aderezado con los “hijos que dios nos mande, vengan como vengan” ¿Les suena? A mi sí.

Continua llegint

El miedo a la libertad de las mujeres

les dones decidimPor Tere Mollá Castells

Si ya se que la primera parte del título de este artículo da nombre a un libro que  Erich Fromm escribió en 1941, pero no voy a reflexionar sobre ese libro que hace mucho que leí y que me enseñó un nuevo concepto de libertad.

Hoy quiero reflexionar sobre dos noticias aparecidas en prensa esta misma semana y que dan mucho que pensar sobre ese temor que el patriarcado tiene a la libertad de las mujeres y los castigos que impone cuando se traspasan algunas líneas preestablecidas por el mismo patriarcado.

La primera noticia dice: “Una cofradía retira el título de dama a una niña que abortó”. El título en sí mismo ya da una idea de la crueldad con que se ha actuado en el pueblo cordobés de Rute que es donde han acontecido los hechos.

De nuevo los de faldas largas y negras no se han cortado un pelo en imponer sus criterios a una niña de quince años sin tener en cuenta el daño moral provocado a esta mujer preadolescente que ya habrá sufrido lo suyo al tener que interrumpir voluntariamente su embarazo para poder continuar con su propio crecimiento y construcción como persona. Pero al parecer a misógino de faldas largas y negras le ha importado muy poco hacer público un acto que es absolutamente privado creándole problemas de toda índole a esta joven mujer, con tal de imponer su dogmatismo y su radicalismo religioso.

                  Es un claro ejemplo de injerencia de la religión en lo que se debe considerar la intimidad de las personas. Y también es un ejemplo de cómo a estos de faldas largas y negras les importa un pito la vida de las mujeres y no les duele prenda castigarlas por un hecho que ellos consideran que no está bien, pese a ser legal, porque no podemos olvidar que, si la niña cumplía con los requisitos exigible por la actual y vigente ley, es un acto legal, por mucho que les pese a ellos y a toda la Curia Apostólica Romana, con el Papa incluido. Y, quiero insistir en esto: Pese a sus presiones y a sus injerencias en política, actualmente sigue en vigor la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.

                  El temor de estos de faldas largas y negras a la libertad de elección de las mujeres, a que podamos decidir no ser madres, a que podamos elegir saltarnos sus normas a la torera, a no escuchar sus misóginos postulados, en definitiva su miedo a nuestra libertad para elegir cómo y con quien queremos vivir nuestras vidas les lleva a situaciones como la descrita en donde no les importa llevar las situaciones al límite sin importarles el dolor ajeno que han provocado ni a ser verdaderos esperpentos dignos de la inquisición en pleno siglo XXI.

                  Es del todo incomprensible en cómo se erigen en guardianes de la moral pública y al tiempo en sus colegios practican y ejercen actos con menores que no sé yo si se podrían calificar de ejemplares.

Continua llegint

La fuga de cerebros

Nosaltres parimPor Tere Mollá Castells

Desde que se inició esta estafa llamada crisis que nos han provocado las grandes multinacionales y los grandes capitales con el único objetivo de acabar con la clase media, con algunos derechos de ciudadanía y con el estado de bienestar que era la seña de identidad de Europa, uno de los colectivos más perjudicados ha sido el de la juventud.

Jóvenes y mujeres han sido, por decirlo de algún modo, objetivos a batir por el capital que pretende, en el fondo, mantener el orden social que ellos consideran ideal: Un sistema patriarcal, en donde el varón vuelve a ser el sustentador, convierte a la gente joven en eternos adolescentes sin posibilidad de emanciparse por falta de oportunidades laborales y en muchos casos con un altísimo nivel de formación. Y por supuesto a las mujeres intenta devolvernos a las casas para realizar todas las tareas relacionadas con los cuidados de personas mayores, menores y dependientes.

Para ello este (des) Gobierno lleva tiempo trabajando en reformas laborales explícitas o encubiertas para que sean las mujeres y la gente joven quienes abandonen el mercado laboral en aras a que el poco trabajo que dicen que existe se concentre en manos masculinas, con el fin de mantener el androcentrismo patriarcal como único sistema posible.

Con este panorama la gente joven más preparada y, quizás, consciente del gris futuro que les espera en el Estado Español con los recortes “versus” reformas impulsadas por este (des) Gobierno, han decidido buscarse la vida allende las fronteras estatales y por diversas vías.

Y, justo en ese momento se convierten en exiliados laborales y económicos, pese que a la católica Ministra de Trabajo y Seguridad social, Fátima Báñez, (recordemos que se encomendó a la virgen del Rocío para salir de la crisis) les guste llamar a este exilio eufemísticamente “movilidad exterior”.

Entiendo perfectamente que algunas madres se enfadaran con ella y en las redes sociales la llamaran de todo menos bonita.

Una de esas madres que reprendió a la católica Báñez en las redes es mi amiga Ofelia Vila.

Ofelia tiene a su hijo Luís en Francia trabajando desde septiembre del año pasado como profesor. Aprobó una oposición en el país galo y allá tiene su futuro. La conozco hace años y nunca la vi con una mezcla de sentimientos tan grande como cuando me comentó que Luís había aprobado la oposición.  Por una parte se sentía feliz porque su hijo tenía el futuro laboral resuelto, pero por otro lado sentía (y siente) un dolor tan grande que le provocaba (y le sigue provocando) una rabia incontenible cada vez que habla del tema. El dolor por la ausencia del hijo y la rabia por ver como este (des) Gobierno está acabando con las expectativas de futuro de la que quizás sea la generación joven mejor formada de la historia, se apoderan de ella cuando se habla de gente joven y de trabajo. Ella les llama “exiliados laborales” y eso es en lo que les ha convertido esta gentuza hipócrita que dice gobernarnos, pero que en realidad lo que consiguen es amargarnos la vida en muchos aspectos y prácticamente cada día.

En estos meses que llevo trabajando como funcionaria en un servicio de atención a la ciudadanía me he encontrado con muchas situaciones dolorosas pero una de las que más me impresionó fue precisamente la de una señora a la que conozco desde hace años, Inma, que vino a informarse como ciudadana y cuando acabó se derrumbó delante de mi mesa, precisamente por este tema. Le pregunté por sus hijos y, literalmente, se derrumbó.

Después de tomar unos sorbos de agua para intentar calmarse, me contó que su hijo y su esposa llevan un tiempo en Alemania y que esperan su primer hijo. Será el primer nieto de Inma y ella ya sabe que no lo podrá disfrutar como quisiera, precisamente por la distancia que les separa.

Las lágrimas de Inma me conmovieron del mismo modo que siempre me conmueve Ofelia cuando habla del dolor que siente cada vez que Luís ha de volver a Francia. No son las únicas madres que viven estas situaciones, pero sí son las más cercanas.

Luisa es otra madre en esta misma situación. Madre de cuatro hijos y una hija y viuda desde hace más de treinta años, ha tenido que sacar adelante sola a su prole y procurarles estudios a aquellos de ellos que desearan hacerlo. Su hijo menor, Pau, arquitecto de profesión hace un par de años que está en Brasil con su pareja también por lo mismo. Ahora, Pau y su pareja están pensando dejar Brasil para “acercarse un poco” a casa. Y ese acercamiento pasa por buscar trabajo en cualquier país de Europa que les permita desarrollarse laboralmente, pero no pasa por volver a este Estado cuyo Gobierno les expulsó del mundo laboral para el cual están perfectamente cualificados y capacitados.

Para Luisa, una señora de setenta y cinco años y con un infarto a su espalda, cada vez que abraza a su hijo las pocas veces que puede hacerlo y, sobre todo cada vez que tiene que despedirle, el dolor le ahoga las palabras y el sufrimiento se apodera de su corazón.

Son sólo tres casos de mujeres a las que conozco y que están pasando por esta dolorosa situación impuesta por las medidas de un (des) Gobierno facha e hipócrita que predica la salida de la crisis y legisla a golpe de Reales Decretos Leyes la fuga de cerebros con el consiguiente dolor para sus madres.

Continua llegint

No nos dejaremos arrebatar nuestro derecho a decidir

Nosaltres parimPor Tere Mollá Castells

Recuerdo cuando era joven, casi una niña, todavía menor de edad que una amiga me contó que recientemente había estado en Londres con otra amiga suya. Hablamos de la primera mitad de los años ochenta. Paseábamos por la glorieta de mi pueblo y cuando me entusiasmé ella me cogió por el brazo y se puso muy seria. Me contó que había acompañado a su amiga a abortar a la capital de Reino Unido. Obviamente mi entusiasmo desapareció de inmediato.

En mi casa ya se había hablado del tema y teníamos un ejemplar del “libro rojo del cole” en donde ya se hablaba de los peligros de los abortos clandestinos, aunque mi amiga no sabía que lo teníamos. En aquel momento aquel libro creo recordar que no era legal o, al menos no lo era del todo.

Como ya he dicho, en casa se había hablado del tema y yo tenía una idea formada sobre el tema, aunque prefería no compartirla a los cuatro vientos, pero pese a ello mis amigas la conocían. Hablamos de años en los que cada día había nuevas polémicas y cuando en algún grupo aparecía este tema en la discusión siempre había alguna persona facha alrededor que se ponía a gritar y a comparar el aborto con la pena de muerte y a exigir que el aborto continuara siendo ilegal, del mismo modo “que los rojos habían abolido la pena de muerte”. Os aseguro que era un debate cansino para quienes en aquello momentos éramos adolescentes con mayor o menor madurez.

Pues bien en el año ochenta y cinco se aprobó la despenalización del aborto en el Estado Español en los supuestos que todas y todos conocemos. Pasaron los años y más años. Y pasaron los gobiernos de diferente signos y aquella ley, claramente insuficiente, continuaba vigente.

A principios de dos mil ocho se llevó a cabo la campaña de auto inculpaciones por haber abortado con aquella ley y las agresiones a las clínicas autorizadas para realizar las intervenciones para interrumpir voluntariamente los embarazos y comenzó, con ello la presión para que la actual y vigente Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo no saliera adelante. Pero, pese a todo se aprobó y pese a no ser la deseada por muchas de nosotras, por haberse quedado muy corta en algunos aspectos y mantener la falta de libertad total para las mujeres sobre sus decisiones respecto de su maternidad, mejoró mucho la anterior. Y eso, la mejora en sí misma, siempre es buena.

Y llegó Rajoy y su (des)gobierno. Y Gallardón, con su recién estrenado Ministerio de Justicia y con el beneplácito de la ministra de Sanidad anunció las reformas en esta materia sin esperar el dictamen del Tribunal Constitucional sobre el recurso que su partido interpuso cuando se aprobó la actual ley.

Continua llegint

La derecha y el cuerpo de las mujeres

Nosaltres parimPor Tere Mollá Castells

Quizás una de las características más comunes de los gobiernos de derechas es la necesidad de controlar los cuerpos de las mujeres como si de un enemigo a batir se tratara.

Y un ejemplo claro de lo que digo es la ofensiva y patriarcal y misógina que ha lanzado el ministro Ruíz Gallardón en contra de la libertad de las mujeres para elegir sobre cómo, cuando y con quien ser madres, o sobre no serlo.

Esa necesidad de controlar los cuerpos de las mujeres es una clara herencia de los postulados también misóginos y patriarcales del la religión cristiana que a las mujeres no nos considera seres humanos completos y seguimos siendo subsidiarias de los hombres.

Y si en el Estado Español se nos pretende obligar a gestar y a ser madres en contra incluso de nuestra propia voluntad, en otros estados, también gobernados por la derecha se esterilizan a las mujeres sin su consentimiento, obligándolas a una esterilidad no deseada. El caso más flagrante es el de las mujeres peruanas que en su momento y bajo el mandato de Fujimori fueron esterilizadas contra su voluntad, tal y como vienen denunciando desde entonces.

En cualquier caso y a través de la imposición, la derecha pretende controlar y por tanto, apropiarse de nuestros cuerpos, lo cual es, al menos para mí, del todo indecente.

¿Se imaginan ustedes un estado que castrara a los hombres sin su consentimiento y por ende les condenaran a una esterilidad perpetua sin tener en cuenta su voluntad? Pues eso es lo que están haciendo con los cuerpos y las vidas de las mujeres.

Y como setas van apareciendo voces (masculinas por supuesto) que se atreven a preguntarse y sin ningún rubor que para qué queremos las mujeres libertad sobre nuestro propio cuerpo. Sí, como lo han leído. Y, además quien se lo pregunta dirige un medio de comunicación generalista, por supuesto de derechas. Y se quedan tan a gusto.

Desde mi punto de vista, afirmar esto es lo mismo que justificar la utilización de los cuerpos de las mujeres en los conflictos armados, o justificar las violaciones sistemáticas de los Balcanes o de Ruanda, o las mutilaciones genitales que sufren las niñas en algunos países del mundo. En definitiva usar, utilizar, mutilar y moldear los cuerpos de las mujeres al antojo de lo que piensan un grupo de hombres que ejercen el dominio y ponerlos al servicio de la comunidad masculina en general.

Y todo ello, evidentemente sin respetar para nada la libertad de las mujeres a las que cosifican de modo que sea mucho más “normal y natural” apropiarse de su cuerpo.

Estamos en el siglo XXI y en Europa que se supone que es,  presuntamente uno de los espacios geográficos, sociales y políticos con mayor índice de libertad y bienestar del planeta. Un espacio construido a lo largo de los años y con el esfuerzo de muchas personas que idearon y llevaron a la práctica sistemas políticos que igualaran y respetaran las vidas humanas de todas las personas para evitar que nadie se apropiara de la vida de otras personas y les aniquilara sus voluntades y decisiones. Ya vimos cuando el conflicto de los Balcanes que esas ideas, que eran una bella utipía, no dejaban de ser eso, utopía. Pero ahora, con la contraofensiva de la derecha europea reforzada con esta farsa que han llamado crisis y que están utilizando unos cuántos para enriquecerse todavía más, vuelven las viejas ideas del sometimiento de quienes ellos, esos mismos hipócritas que se están enriqueciendo con el sufrimiento de millones de personas, consideran que no han de tener derechos sobre sus propios cuerpos y sobre su maternidad. Y quiene someternos de nuevo a sus dictados de mercado, de miedo, de obediencia debida a los varones de clan, etc.

Pero no lo van a conseguir pese a Gallardón y sus secuaces tanto del (des) gobierno al que pertenece, como de la Conferencia Episcopal con sus señores de faldas largas y negras.

Y mientras en el Estado Español y en muchas ciudades tanto de Europa como de otros lugares del mundo claman y protestan por esta involución que esta gentuza hipócrita quiere imponernos, la creatividad para la lucha hace su aparición y nos encontramos con iniciativas como esta en la que cientos de mujeres decidieron registrar su cuerpo encontra de la reforma de la leys del aborto. Esta acción, que fue idea de la artista y activista madrileña Yolanda Domínguez, se realizó en Madrid, Bilbao, Barcelona, Sevilla, Pamplona y Pontevedra. Y quien sabe si se extiende por otras ciudades donde puede acabar…

Continua llegint